YAMATO: El Fenómeno

Phone Card conmemorativa del 20 Aniversario de la revista Animage, cuyos dos primeros números estuvieron dedicados a Yamato

Con motivo de la remake 2012 de Space Battleship Yamato, la serie que dio lugar al Boom del Animé en 1974, presentamos una serie de notas sobre aquella mítica producción. En este artículo analizamos lo que significó Yamato en su época.

Otros artículos de esta serie:
Cronologia de las distintas producciones
Uchu Senkan Yamato (1974): La serie y su repercusión
Uchu Senkan Yamato (1974): Las claves de la trama
Uchu Senkan Yamato (1974): La historia secreta de su producción

Space Battleship Yamato (Uchu Senkan Yamato, Japón, 1974) es una pieza clave en la historia del animé, una producción que impulsó el género en nuevas direcciones, y cuyo enorme suceso sirvió de ejemplo para la industria. Fue un testimonio de que los dibujos animados podían abordar temáticas adultas, incluyendo sofisticados planteos sci-fi, y dando cabida a la tragedia humana en todas sus dimensiones.

Pero para tener una dimensión exacta de la importancia de Yamato, debemos situarnos en el contexto de la época. En 1974 la vida era bastante diferente. En la mayoría de los hogares no existía la TV en colores. Tampoco existían las cadenas de cable, y menos aún las videocaseteras. Ver un episodio de animé implicaba una sola oportunidad: el momento en que lo pasaban por la tele. En los hogares promedio había solo un televisor, y si la familia miraba otro canal, el nombre de Mazinger nunca llegaría a tu vocabulario.

Tampoco había internet ni revistas de animé. Ni la Newtype ni la Animage existían, ni el término -ni el concepto- de otaku. Los dibujitos eran cosa de niños, y quienes los realizaban, ilustres desconocidos, trabajadores anónimos de los estudios de animación. El cine era lo más, pero las producciónes extranjeras tardaban años en llegar, y las pelis de animé para la pantalla grande eran fábulas onda El Gato con Botas.

En este contexto, el animé se había abierto camino con Astroboy, de Osamu Tezuka, Tetsujin 28 de Mitsuteru Yokohama, Cyborg 009 de Shotaro Ishinomori, o Mach Go Go Go de los Yoshida Bros. Eran episodios sencillos y autoconclusivos, con personajes fácilmente reconocibles, con los que los chicos se podían identificar. No se podían rebobinar ni ver de nuevo. Por eso, tramas complejas y continuadas eran una rareza. Los productores huían de tales planteos. Ningún estudio de animación hubiera producido una serie como Yamato

La historia de un viejo capitán moribundo / viajando por el espacio en un acorazado de la 2da Guerra / para salvar a la humanidad de una muerte segura causada por la contaminación radioctiva / combatiendo a un despiadado ejército de tipos desagradables / en una misión suicida con escasas chances de victoria / sin rastros de mujeres o niños entre la tripulación (bueno, apenas una, Yuki) / y un doctor borracho y un robot irreverente como toda fuente de diversión… era, sencillamente un amalgama de tópicos demasiado deprimentes para la hora de la merienda.

Sin embargo, entre los chicos de la secundaria y la universidad comenzaron a circular el rumores sobre una serie increíble , una serie de ciencia ficción que no era sólo de acción y de aventuras, sino también realista y dramática. Una odisea épica, con naves espaciales alucinantes y combates espectaculares… Así, quienes entraron por el show, quedaron atrapados por el carisma de los personajes, el suspenso urgente de la trama… y la magnificencia del Yamato y su titánica epopeya. Tal vez, la generación del ´70 aún tenía fe en el progreso y soñaba con los “sofisticados 2000″… Pero fué Yamato la serie que les mostró una visión de futuro que ninguno de ellos había imaginado.

Y en 1977, cuando la serie fue transformada en una espectacular película de animé, que resumía los mejores momentos de la epica travesía, el boom del animé estalló. Yamato se convirtió en la película mas popular del momento, con 2.3 millones de espectadores que hacian colas frente a los cines para verla una y otra vez. Este fenómeno se duplicó al año siguiente con el estreno de un nuevo film, Arrivederci Yamato (Farewell to Space Battleship Yamato: In the Name of Love) y de allí en más, Yamato se convirtió en sinónimo de calidad y exito, catapultando el animé a un estrato superior dentro de la cultura de masas.

Cronologia de las distintas producciones
Uchu Senkan Yamato (1974): La serie y su repercusión
Uchu Senkan Yamato (1974): Las claves de la trama
Uchu Senkan Yamato (1974): La historia secreta de su producción