Wingman: Katsura la mariposa technicolor

Como se suele decir, lo urgente no deja tiempo para lo importante, y por eso hoy  les presentamos una notita que habíamos prometido durante el transcurso de la semana, Dream Soldier Wingman, la serie animada basada en el primer manga de Masakazu Katsura, quien no necesita demasiada presentación, ni demasiada nota tampoco.

wingman_header
Tres años duró el manga (de 1983 al 1985 publicado en la Shonen Jump), un poco menos la versión animada que debutó en las pantallas isleñas en febrero del ’84. Recordemos que por aquella época las capítulos salían como chorizos (con sus correspondientes escenas de acción repetidas irremediablemente tres veces), por lo que no sorprende que esta alegre estudiantina se estirara a lo largo de  nada menos que 47 entregas teniendo en cuenta que la historia de Wingman se puede resumir sin dificultad en pocas lineas, como las que siguen:

Un  púber fan del sentai recibe la visita inesperada  de una chirusa de una dimensión paralela quien ha escapado de su universo para proteger de las garras de los malos un libro con forma de mariposa. El mismo no solo se deja escribir y borrar sin borronear sino que también posee propiedades onda Fringe, en especial la de poder convertir en realidad todo lo que en el se escriba o se dibuje en sus páginas.

wingman
El resto se lo pueden imaginar solitos, y sin la ayuda de ningún cuaderno mágico, pero por como es lunes les damos algunas pistas.
Resulta que la maestra más jodida de la escuela Chugaku se la tiene jurada a Kenta Hirono, nuestro heroe, y lo tiene a mal traer. Ni bien toca el timbre le confisca el traje rojo de justiciero sentai y lo saca fuera del aula. Pasado el castigo, ya de camino a casa, ocurre el inesperado encuentro que narráramos un poco más arriba, donde Kenta ataja a una extraña jovencita que se viene cayendo de un poste de luz (si, tal como leyeron). ¿Pero qué es lo primero que hace Aoi Yume, escapada de la dimensión Powdreams, donde toda arquitectura parece sacada de un pastel de bodas?
Aterrizar de traste sobre el rostro de nuestro heroe ¿Y que es lo que hace el prota? Pues, sacársela de encima lo más rápido posible y dibujarse un traje de sentai (con moto transformable y todo) en el cuaderno mágico para convertirse -aunque sin quererlo- en un verdadero defensor de la dimensión repostera.

pow

Asi las situaciones más o menos divertidas pero generlamente poco originales (malos que se transforman en los amigos de Kenta para confundirlo, salidas de campamento, los siempre mismos equívocos entre la bonita Miku Ogawa y Aoi, correteadas por los pasillos, etc) se suceden entre una dimension y la otra donde los malvados enviados por el maléfico Rimel Sama se pegan todas las semanas una vuelta por el barrio de la familia  Hirono en pos de recuperar fallidamente el libro. Casi sin excepción la batalla final del capítulo transcurre en PowDreams donde el buen gusto siempre gana.

wingman_3
Como verán no es mucho lo que llama la atención de este animé a excepción de la facilidad que tienen las heroínas para perder sus prendas, mismas que ya desde el comienzo son bastante precarias. Narices entre las nalgas, cachetes contra los pechos, triangulos amorosos jamás equilateros y madres regordetas desmayadas cada vez que suben el desayuno a la habitación del hijito,  son los lugares comunes en los que se basa esta opera prima del maestro Katsura, donde el avezado investigador otaker será testigo de numerosos de guiños del dibujante,  como ser que el hermanito del prota se llame tambien Masakazu, la existencia de un personaje conocido como Mayarito (en alusion a Akira Toriyama, su amigo inseparable), la  aparición de un personaje femenino, Kurumi chan tan igualita a Ai de Video Girl, las bobadillas de las Wing Girls, o hasta el mismisimo dibujante poniendo su voz para la banda sonora televisiva. Estas y otras perlitas por el estilo -sepan que los nombres de los secuaces de Rimel no tienen desperdicio- nos ayudaron a fumarnos más de una treintena de los 47 episodios, ya que todos, todos, la verdad, no pudimos.

wingman_2
El manga llegó a los trece tomos,  la animación solo los respeta parcialmente y en el plano técnico es bastante mediocre,  inclusive para los estándares de la época. El inmaduro estilo de un juvenil de Katsura (pre internación) aun no se despegaba lo suficiente de Adachi, Takahashi e inclusive Toriyama por lo que apenas llega con lo justo como para no ser olvidado aun por los más indulgentes, aunque en Planeta Japon haya sido un verdadero hitazo.

wingman_nota2