SAINT SEIYA: Piñas, sudor y sangre, mucha sangre

SAINT SEIYA – Episodio 001: Las leyendas de una nueva era

Ya que falta poquito para el estreno de Saint Seiya Omega, nos tomamos cinco minutos para repasar la serie clásica de TOEI de 1986. ¿Se la bancará tanto como en su momento? ¿Estará tan buena como recordábamos? Vamos a revivir nuestra infancia una vez más, inclusive desde la misma versión latina, con el animo de descubrir las pifiadas del doblaje (que aún con todo y sus metidas de pata, resulta mucho mas digna que la canchereada que se mandaron los mocosos de Ivrea con el manga)…

Resumen del episodio:
“La leyenda nos dice que los caballeros siempre aparecen cuando las fuerzas del mal intentan apoderarse del mundo. En un tiempo lejano, existió un grupo de jóvenes que protejían a Athena, la Diosa de la Guerra. Se los llamaba los Caballeros de Athena, y siempre combatían sin armas.”

“Se cuenta que con un revés de la mano eran capaces de desgarrar el cielo, y que de un solo puntapie, abrían grietas en la tierra. Hoy, de nuevo, un grupo de caballeros -con el mismo poder e idéntico valor- ha llegado a la Tierra.”

En un rincon de mala muerte de la ciudad, se lleva a cabo un feroz torneo de lucha gorda, en una especie de coliseo romano en ruinas. Dos pibes se machacan sin piedad y se sacan sangre contra las CADENAS del ring, bajo la imperturbable mirada de una chica de pelo rosado, de porte altanero y vestido anacrónico, sentada en un trono que gira como un trompo,

¿Quien ganará? A  ella no parece importarle, ya que esta preocupada por unas cajas metálicas que descansan a sus pies, mientras se pregunta por un tal Seiya. -¿Cuando volevrás a Grecia con la armadura de Pegaso?-, se pregunta.

Entre tanto, en las ruinas de la Antigua Grecia, unos tipos vestidos como en la época ídem escuchan el discurso de un enmascarado envuelto en una sábana. Al parecer, el grandote Casios y el guacho de Seiya son los únicos que han sobrevivido a 1024 (!!!) contendientes en un entrenamiento, y ahora deben pelear entre sí para obtener la Armadura de Pegaso.

Seiya es el extrangero, y Casios, tan grande como King Kong, es el candidato local, que impedirá que el mocoso se lleve la armadura. Pero cuando todo parecía perdido para el pobre Seiya ante la fuerza bruta del grandulón, el jovenzuelo invoca la fuerza mística del cosmos, como si fuera la versión adolescente de kung-fu,  y se desembaraza de la opresión del gigante, no sin antes arrancarle una oreja

Seiya recuerda las palabras de Marín, la chica enmascarada que lo entrenó (y que lo esta observando en ese mismo momento), y vence al gigante de cresta punk con unos golpecitos surtidos que llama los Meteoros de Pegaso, la constelación que le da fuerzas. Otra chirusa enmascarada de pelo verde, llamada Shina, no esta nada contenta con la victoria. -Sabes que pasará si consigue la armadura!- le grita a Casios. Eso mismo nos preguntamos nosotros: ¿Qué pasará?

Esa noche, Shina ataca a Seiya para impedir que se lleve la armadura. Cuando esta a punto de perecer, Seiya se eleva al cielo y viste la armadura que ha obtenido, una armadura plateada espectacular con el emblema de Pegaso, que se adosa a su cuerpo  mientras nuestro héroe gira suspendido. Pero aun despues de tanto despliegue, Seiya no encuentra motivos para enfrentar a Shina.

A punto de ser derrotado, unos tipos aparecen para patearle la cabeza con obstinado empecinamiento, y ante tal afrenta, Seiya por fin se decide a pelear, barriendo a los indeseables de un puñetazo flasheante. Al hacerlo, rompe la máscara de Shina, que resulta ser una bella muchacha. Al dia siguiente, Seiya se despide de Marin y parte para su tierra con la armadura de Pegaso. Antes de irse le pide a Marín que le enseñe su rostro…

Opinión: El episodio se podria resumir como sigue: Joven japonés vence al gigante extranjero desagradable con sus artes marciales místicas, y conmueve a las minitas con su buen corazón. Al final parte a conquistar a la hidalga concheta que esta a cargo del torneo en una ciudad lejana (en Japón?).

Pero dejando de lado el esquema típico del shonen, lo que pone a Saint Seiya en un lugar único es su tono deliberadamente violento y terrorífico. A esta altura, TOEI ha animado ya cientos de series de todos los géneros y para todos los públicos, y en Saint Seiya podemos comprobar alegremente que opta sin ambages por lo macabro y lo sanguinario.

Las peleas son lo principal, con enemigos salvajes y pendencieros golpeando encarnizadamente a chicos bonitos, que se defienden con igual cuota de brutalidad, todo ello condimentado con abundantes salpicaduras de sangre.  El sitio de entrenamiento y el punto donde se celebra el torneo estan teñidos de colores negros y rojos, y distan de ser sitios apacibles. Saori aparece fría y distante, en su pedestal, por demás inalcanzable para los esforzados luchadores de armadura.

Un inexplicable anacronismo en las vestimentas de todos los personajes nos pone en duda de si estamos o no en la epoca moderna que se ve en las primeras escenas. Saori lleva un vestido de princesa de la antiguedad y Seiya y sus compañeros parecen vivr en la época de los romanos muy sueltos de cuerpo…

En definitiva, una premisa bastante básica y cabeza destinada a chabones igualmente limitados y a chicas con complejo de masculinidad, que se salva por su inusitada violencia para los stándares del género, el atractivo de sus personajes bishojo y bishonen dándose masa, que en semejante contexto resulta bastante morboso, y su costado sentimental japonés acentuado por una excelente banda sonora.

Puntaje: 7

Traduccion:
Opening: ignoro si la versión original hace gala de una poesía magistral o no, pero en todo caso la versión castellana carece de toda lógica gramatical (¿Saint Seiya, jovenes guerreros? ¿Si los sueños se van?) y es totalmente genérica, con remates como “hasta el final” o “siempre vencerás” cada dos o tres estrofas. Al chabon que canta con notable esfuerzo apenas le da la voz, por no decir que le tiemblan las cuerdas vocales y se queda sin aire al final de cada estrofa.

Yendo a la serie en si, la intro parece ser un tanto diferente de la version del manga, donde decia que siempre que la humanidad afrontaba una crisis, los Caballeros de Athena se levantaban para defender la paz y la justicia, valores que aqui no se mencionan ni por asomo, quizás porque ante tanta violencia, las motivaciones heroicas de los susodichos chevalliers no parecía tan clara. Al final de esta intro dice “Un nuevo grupo de caballeros ha llegado a la Tierra, como si los caballeros vinieran de otro planeta!

Luego tenemos la presentacion de Saori, que dice pensando en Seiya “Cuando volverás a Grecia?” dando a enteder que es ella la que esta en Grecia y Seiya en algún otro lugar, cuando en realidad es al revés!

En las ruinas de grecia en las que entrena Seiya, nos encontramos con que que a Shaina la dicen Gina

Y así, gracias a estos doblajistas irresponsables uno de pibe se pasaba semanas enteras sin comprender porque lo que decían no coincidía con lo que uno estaba seguro que había visto. Muy pronto investigaremos otras aberraciones a las que sometieron a generaciones enteras de espectadores (muchas veces causando daños irreparables) estos impresentables gordos del doblaje.

Saint Seiya (1986)
Obra Original (Manga): Masami Kurumada (1986 – Sueisha)
Compañia: TOEI Animation
Director: Kozo Morishita, Kasuhito Kikuchi
Diseño de Personajes: Shingo Araki, Michi Himeno
Guión para la pantalla: Masami Kurumada, Tadaaki Yamazaki, Takao Koyama
Director de animación: Eisaku Inoue, Shigeyasu Yamauchi, Shingo Araki, Michi Himeno
Musica: Seiji Sokoyama