CRADLE OF MONSTERS, de Sanbe Kei: El peor de los monstruos habita en nosotros

Entre los mangas actuales que se pueden leer online nos encontramos con Cradle of Monsters (Mouryou no Yurikago, con guión y dibujos de Sanbe Kei, de 2010, serializado en la Young Gangan de SQUARE Enix) Este manga tiene más suspenso que una novela de Stephen King o los comics recientemente adaptados a la TV de The Walking Dead. Y si ya estás harto de ver yanquis en la tele hasta en modo zombie, tiene el plus (como todo manga) de estar protagonizado por nuestros amigos, los típicos adolescentes de instituto, incluyendo varias minitas pulenta y diversos personajes con psicopatías varias.

Es que Cradle of Monsters (actualmente en curso y en su 4to volumen recopilatorio) es un manga de survival horror con un muy buen despliegue de elementos psicológicos, exacerbado, como suele suceder en los casos en los que se hace frente a una catástrofe, por las circunstancias adversas en las que se encuentran los protagonistas.

Nos explicamos. Este manga del autor de Testarotho, Puzzle y otros títulos comienza con nuestra vecinita ejemplar, Makoto Ayukawa, buena chica por donde se la mire, embarcada en una suerte de crucero monumental, en el medio de un viaje de estudios entre las costas de Arabia y la India. Ella y sus compañeritos de curso regresan de realizar tareas humanitarias como voluntarios, cuando el barco en el que viajan se ve súbitamente averiado, y comienza a hundirse boca abajo, lenta pero inexorablemente.

Pero este es el mas leve de los problemas que enfrentan nuestros jóvenes misioneros, porque lo realmente espeluznante comienza horas antes, cuando uno de los pasajeros se vuelve súbitamente loco, y con una furia y un salvajismo inusitado empieza a amasijar chicas y chicos con un hacha, poseido por una fuerza sobrehumana. Para colmo de males, no hay rastro del personal de a bordo por ningún lado, y aquellos que fueron víctimas del asesino se levantan con la cabeza partida y tratan de devorar a sus compañeritos vivos. Zombie outbreak?

Algo por el estilo. Cuando comienza el manga todo esto esto ya ha sucedido, y nos encontramos con Makoto-chan en plena huida, ayudada por el individualista Takigawakun. Pronto se reunirán con el cerebral Kasuga-kun, y la lucha por la supervivencia, el escape del barco hundido y el combate contra las criaturas salvajes comienza. Pero las cosas se complican página a página, porque no solo deberan defenderse de los muertos que caminan, sino que entre los vivos también encontramos a la banda del despectivo Serizawa, que ha decidido formar la secta de los “sanos”, dispuesta a eliminar a todo aquel que no los siga, por considerarlo una amenaza a su superviviencia.

A esto se suma la presencia de un adulto psicópata armado con una espada o estoque, que en el nombre de Dios recorre los pasillos inundados ultimando a vivos y muertos vivos por igual. Tan descabellado como pueda parecer, lo bueno de este manga es que todo tiene una explicación lógica, y la misma no se demora demasiadas páginas en llegar, tan solo para dar paso a mas intriga y mas revelaciones, y sobre todo, a mayor despliegue de gore y atrocidades impensadas, pero totalmente posibles en el contexto. El otro punto fuerte de la historia es que la desconfianza y la sospecha, instigadas por el temor a una infeccion contagiosa pronto se apodera de cada uno de los protagonistas, y una lucha de estrategias psicológicas se sucede tan aceleradamente como las muertes inesperadas, las traiciones y las trampas, en una lucha sin cuartel por la supervivencia del mas apto, al mejor estilo egoísta de Battle Royal.

Imposible contar mas sin revelar los secrtetos de la trama, sirva esta pequeña nota como recomendación a una de esas lecturas que una vez que comienzan se tornan imposibles de frenar.