OZMA Episodio 01 – Review

 

Ozma comienza con la clásica intro en off que nos relata que la Tierra se secó, y se halla ahora dominada por grandes desiertos, en los que la vida se esfuerza por prosperar. Seguido de esto escuchamos el temita de opening bastante power de la banda coreana FT Island y entramos en la acción…

Resumen del episodio:
Nuestro 1er episodio matsumotero (de 6) comienza con una dama en peligro –Maya, una chica de aspecto frágil- perseguida por el ejército, que intenta darle alcance, pero sin hacerle daño. Ya empezamos medio mal porque la muchacha dista mucho de ser una de esas inolvidables bellezas etéreas rendereadas por la pluma del Matsu, pero es muy pronto para apretar stop.

Las tropas perseguidoras, a bordo de unos overcrafts -de diseño retro muy copado- que se deslizan por el desierto, están comandadas por un enmascarado onda Char, llamado Gido, e integradas por varios chabones y minitas de diseño lamentable. Exceptuando los mechas (Theseus Destroyers), seguimos mal porque raramente hemos visto un enmascarado tipo Gundam en un anime de Matsu.

En ese momento hace su aparición nuestro jovencísimo y valeroso héroe, Sam Coyne, en su aerodeslizador, que se las ingenia para rescatar a Maya, ayudado por la subita aparicion de un gigantesca ballena del desierto: Ozma. Sam escapa con Maya rumbo a su pueblo, Port Oase, en medio del desierto, donde conoceremos a varios personajes pintorescos. Los protas de Matsumoto solían ser mas taciturnos o avispados, pero le damos el OK a este pibe doki-doki y seguimos viendo.

Quien se verá más sorprendida por la inesperada visita que Sam se trajo consigo es la tambien jovencísima y vehemente Mimay, que caga a pedos a nuestro prota, pero a la vez parece muy preocupada por el. Así tenemos conformado el clasico trio de intereses sentimentales cruzados, habitual en cualquier producción genérica, pero no tanto de los animes del Matsu, donde el prota tiene un único interés sentimental, y además nadie se interesa por el. Entre los característicos tenemos un cocinero grandote y macanudo, un vejete petiso onda ingeniero mecánico y una médica amiga de la botella que reciben un OK Matsumotero de nuestra parte.

Las cosas se complican cuando el ejército hace su aparición y reclama a punta de rifle la inmediata entrega de la rehén. Ahi es donde entra en acción la Capitana, que lee las cartas de Tarot con las botas sobre el escritorio, con todo su carisma y actitud Harlockera, y lejos de ceder ante las amenazas de los uniformados, se planta frente a la autoridad con actitud desafiante y su tripulación de respaldo. Cuando el enfrentamiento parecía inevitable, una maniobra inesperada por parte de los Piratas del Desierto hace “desaparecer” su nave bajo las arenas del desierto…

 

Opinión:
Al margen de los comentarios intercalados, en línea general encontamos elementos interesantes, muy propios de las historias matsumoteras. Tenemos la Tierra en un estado semi-catastrófico, una constante que por decadencia moral o material siempre se hace presente en las distopías futuristas del Matsu. Tenemos las fuerzas del gobierno en su habitual conducta necia y autoritaria, otra de las improntas del autor, y por último, tenemos un grupo de rebeldes dispuestos a hacerle frente, entre los cuales encontramos figuras heroicas y personajillos chistosos de la vida cotidiana, además de un gato.

La premisa argumental está muy bien, lo mismo que los diseños mecánicos, rendereados en 3D y puestos en pantalla con celshading, sin entorpecer demasiado la estética. Es un punto importante pues las navecitas siempre fueron un condimento fundamental en las realizaciones del Matsu. En el campo de la animacion, Ozma no se destaca un ápice por encima de otras producciones, pero su animación al menos es decente y no hay cuadros estáticos.

Donde más flaquea la realizacion de Ozma es en los dibujos y los diseños de personajes. Se nota que la mano de Nobuteru Yuki o de alguno de sus ayudantes solo se hizo presente en los key-frames, dejando el resto de los dibujos librados a personal con escaso talento y pocas dotes para la gráfica, dando por resultado una gran disparidad de calidad, en una relacion 50/50 entre dibujos buenos y dibujos que son un desastre.

El balance final no obstante es positivo para un episodio que no escapa de los esquemas clasicos, aunque presenta una historia y unos personajes con el suficiente carisma, además de buenos diseños mecánicos onda retro. 70 % de sincronización robórtica entonces para la parte argumental y la ambientación. Los gráficos por su parte caen a un 50%, con diseños correctos en general -salvando la pifiada de Maya– arruinados por un staff de in-betweeners que no supo estar a la altura del resto. El resultado final nos da un 65% de sincronizción para una historia con punchi malograda por dibujos mediocres.

Es lo tuyo si te gusto: Nausicaa of the valley of the Wind, Duna, y el Sands of Destruction de DS

Nos vemos en el próximo episodio!