Etiquetado: 1974 Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • Mackton 11:38 am el February 15, 2012 Permalink | Responder
    Etiquetas: 1974, , , , , , , , , , ,   

    YAMATO: Génesis de un Clásico (Pte.3) 

    (Ir a la Pte.1: El Planteo Inicial y su Repercusión)
    (Ir a la Pte.2: Las Claves de la Trama)

    Continuamos con nuestra serie de artículos especiales dedicado a Space Battleship Yamato, la serie de TV de Leiji Matsumoto y Yoshinobu Nishizaki de 1974 que inició el boom del animé, y de la cual esta a punto de estrenarse una remake. Vamos con la Pte.3:

    La historia secreta de la realización de Space Battleship Yamato TV (1974)

    PRODUCCION: Yoshinobu Nishizaki
    La idea central y el impulso fundamental para la realización de Yamato provenían de Yoshinobu Nishizaki, un productor de comedias musicales, un empresario que vió en el animé un medio con infinitas posibilidades, apto para crear la obra de ficción más fantástica que se pudiera imaginar, con costos de producción relativamente bajos. Estaba decidido a triunfar, y para ello, en los 70, había que estar en la TV. Nishizaki había viajado a los Estados Unidos, y tenía una visión del éxito onda Hollywood. Buscaba crear un producto que shockeara al público, un programa que diera mucho de qué hablar (especialmente de él).

    Así, Nishizaki convirtió su productora, Office Academy, en punto de reunión de pros del animé, contratando colaboradores para hacer realidad su proyecto. Entre ellos, el guionista Eiichi Yamamoto se convertiría en un importante colaborador de toda la franquicia. Otros dos que pasaba por allí eran Yoshiyuki Tomino y Yoshikazu YAS Yasuhiko, quienes harían storyboards para varios episodios y películas de Yamato, y más tarde crearían juntos Mobile Suit Gundam.  Antes de tomar forma definitiva, Yamato pasó por una larga fase de pre-producción.

    Los tres máximos responsables de la serie: Yoshinobu Nishizaki, Leiji Matsumoto y Noburo Ishiguro

    Nishizaki amaba las reuniones, y realizaba sesiones de brainstorming que se extendían por 10 horas, donde se evaluaba cada detalle de la historia, y se medía su posible impacto. Hacía exigentes demandas al equipo (que lo apodaba Deslar, como el villano de la serie), tales como rehacer escenas enteras para que fueran más contundentes, etc. Pero a la vez, con tal de atraer la atención del público, ideaba todo tipo de estrategias inusuales. Su carisma y sus contactos le abrían las puertas de sitios vedados a los anti-glamorosos artistas de manga: los estudios de radio y de TV, y Nishizaki los aprovechó para promocionar su creación. También puso su productora a disposición de los fans, a quienes regalaba acetatos y material de preproducción, lo cual luego crearía una inesperada corriente de fanzines sobre Yamato.

    DIRECCION ARTISTICA Y CONCEPTUAL: Leiji Matsumoto

    Leiji Matsumoto (Galaxy Exppress 999, Captain Harlock, Queen Milennia, Queen Emmeraldas) no fue el primero a quien se le ofreció cordinar la parte gráfica, pero sí, el primero en aceptar el puesto. Era ya un reconocido dibujante de manga, muy imaginativo y detallista a la hora de plasmar mundos futuristas, naves espaciales y maquinaria bélica. Proveniente de una familia de militares, Matsumoto era un experto en la 2da Guerra, y un apasionado de la astronomía. Su impronta quedaría marcada a fuego en Yamato.

    Matsumoto se comprometió a tal punto con la producción, que además de la dirección artística, realizó importantes contribuciones a la historia (tales como la introducción de Starsha y su evocativa presencia), realizando el guión y los storyboards de episodios enteros, y moldeando la personalidad del Capitán Okita a imagen y semejanza de la de su padre. El robot Analyzer o el Dr. Sado, rodeado de botellas de sake, son típicos ejemplos del universo del autor. Por supuesto, era el responsable del diseño de personajes y el diseño mecánico, desde el Yamato a la flota enemiga (a la que dio su look insectoide), pero además proveyó su propio estilo futurista a la ambientación, las ciudades subterráneas, la vestimenta, etc.

    Sin embargo, este era el primer trabajo de Matsumoto en el campo de la animación, y debió aprender sobre la marcha, trabajando codo a codo con el Studio Nue, diseñadores de mechas que lo asisitían en la creación de naves y armas (y que mas tarde se lucirían en Macross junto a Shoji Kawamori). Matsumoto sigue siendo hoy dia un autor muy cuidadoso del mensaje humanista y esperanzador de sus creaciones (las cuales destilan una atmósfera nostálgica, solitaria y romántica) y a menudo se trenzaba en discusiones con Nishizaki, sobre cuestiones importantes (el destino de Okita) o trivialidades (el color de los uniformes), en las que terminaba terciando Ishiguro.

    DIRECCION DE ANIMACION: Noburo Ishiguro

    Noburo Ishiguro era ya un animador experimentado, que habia trabajado en Tetsujin 28 (Ironman 28), Marine Boy y otras series de SF, incluyendo varias de robots. Estaba interesado en probar técnicas nuevas en Yamato y convertirla en una “auténtica” obra de ciencia ficción, lo más alejada posible del enfoque fantasioso o infantil de la época. Era la mano maestra del equipo, el que dominaba el oficio de hacer animación, aquél que podia poner en movimiento y en escenas concretas aquello que imaginaban Matsumoto y sus colaboradores.

    Ishiguro porbó todo tipo de técnicas de iluminación y fotografía para hacer mas realistas las explosiones en el espacio (?), aportando por puro gusto escenas que no estaban en el script, como la de un astronauta siendo chupado por el vacío del espacio al abrirse una escotilla, y otras escenas para crear ambientación. Así era el clima de entusiasmo y la voluntad innovadora del staff de Yamato en aquellos años. Tras su trabajo en Space Battleship Yamato, sería conocido por su participación en Super Dimensional Fortress Macross, Legend Of  The Galactic Heroes y Megazone 23.

    Durante el curso de la producción, el staff debió trabajar a veces por 12 horas seguidas, durmiendo en las mismas oficinas. Algunos de ellos sufrieron crisis nerviosas y muchos estuvieron a punto de renunciar a causa de las presiones y las demandas que generaba una realización tan ambiciosa.

    Anuncios
     
  • Mackton 9:32 am el February 15, 2012 Permalink | Responder
    Etiquetas: 1974, , , , , , , , ,   

    YAMATO: Génesis de un Clásico (Pte.2) 

    (Ir a la Pte1: El Planteo Inicial y su Repercusión)

    Las claves de la trama en Space Battleship Yamato TV (1974)

    LO IMPORTANTE ES EL MENSAJE
    La historia de Yamato está ambientada en el año 2199. La humanidad enfrenta su hora final, y un mensaje proveniente de Iscandar puede ser la única salvación posible. Pero Iscandar se halla más allá del Sistema Solar, y aún más allá de la Vía Láctea, a 148.000 Años Luz de distancia

    Por suerte, la tan compasiva como bella Starsha, envió también los planos para construir el Wave Motion Engine, aunque su belleza parece haber sido el detalle decisivo a la hora de que Okita y Kodai confiaran ciegamente en ella. El WM Engine (idea del hermano de Matsumoto, estudiante de física), es un motor súper-avanzado que permite viajar a la velocidad de la luz, y que también posibilita la teletransportación (aunque ésta última es un tanto arriesgada). Una ventaja adicional del motorcito es que permite utilizar un devastador Cañon de Partículas, un arma que dispara un rayo gordo capaz de arrasar con todo lo que se interpone en su camino.

    Armado con estos juguetitos, el Yamato pone proa a Iscandar, en busca del milagro tecnológico redentor, el Cosmo DNA, un dispositivo capaz de purificar la atmósfera del planeta, eliminando todo rastro de radiación. Tal vez el mundo de Starsha también haya sido víctima de los Gamilas

    LIKE FATHER, LIKE SON
    Suzumu Kodai, el protagonista principal, es un chabón impulsivo y temperamental, un loquito temerario y algo inconsciente, incapaz de retroceder ante un desafío, y siempre dispuesto a enfrentar cualquier peligro. Esto por lo general genera discusiones con su amigo Shima o con el resto de la tripulación, todos mas cerebrales y sensatos que el.

    El Capitán Yuuzo Okita es un sólido monolito de barba blanca, un viejo lacónico y hosco. Con su temperamento grave y su fuerte determinación, es la figura paterna a la cual eleva sus ojos los jóvenes de la tripulación cada vez que tienen una duda. Tiene una inquebrantable fe en su misión, y se mantiene firme aún frente a las situaciones más desmoralizantes. Sin embargo, los días de vida del Capitán están contados…

    Pero la relación entre los dos personajes más carismáticos de la tripulación es bastante tensa. Suzumu Kodai culpa al viejo capitán de la muerte de su hermano mayor, y de haber sido el único sobreviviente de la trágica batalla de Pluto. En efecto, Mamoru Kodai (hermano del prota) comandaba una fragata de las Fuerzas de Defensa, y su nave fue destruida en un combate contra los Gamilas, mientras protegía la retirada de Okita, comandante de la flota. El orgullo y el temperamento del Capitán (quien por otro lado perdió a su propio hijo en la guerra contra los invasores) le impiden dar una explicación de lo sucedido a Suzumu, en quien ve, no obstante, la templanza de espíritu del fallecido Mamoru.

    EL IMPERIO DE LOS RESENTIDOS
    El Imperio Gamila está presentado como una civilización de conquistadores despiadados, que solo cree en el poderío militar, gracias al cual dominan y esclavizan planetas enteros. Es un régimen tiránico y verticalista de hombres crueles e inescrupulosos, desagradables y brutales (aunque en un par de episodios pueden verse unas minitas, generalmente apantallando y sirviéndole tragos a su líder, Deslar).

    A lo largo de la serie, los Gamilas recurren a cientos de estrategias con tal de detener al Yamato. En cada episodio, los distintos generales se superan a sí mismos con planes uno mas descabellado que el otro. Misiles teledirigidos, campos minados, bombas taladro, campos magnéticos, monstruos espaciales, rayos gravitatorios y tácticas psicológicas desmoralizadoras. Cuando todo esto falla, envían satélites y hasta un sol artificial contra el Yamato. Los más sacrificados llegan a inmolarse en ataques suicidas. Aún así, una y otra vez son derrotados por el trabajo mancomunado de la tripulación del Yamato, que con astucia, coraje y valentía, siempre encuentra algún subterfugio para vencer la adversidad. Esto les valdrá el odio primero y luego la admiración de Deslar.

    (Ir a la Pte.3: Los Secretos de la Producción)

     
  • Mackton 8:13 pm el February 12, 2012 Permalink | Responder
    Etiquetas: 1974, , , , Japón, , , , Uchu Senkam Yamato, ,   

    YAMATO: El Fenómeno 

    Phone Card conmemorativa del 20 Aniversario de la revista Animage, cuyos dos primeros números estuvieron dedicados a Yamato

    Con motivo de la remake 2012 de Space Battleship Yamato, la serie que dio lugar al Boom del Animé en 1974, presentamos una serie de notas sobre aquella mítica producción. En este artículo analizamos lo que significó Yamato en su época.

    Otros artículos de esta serie:
    Cronologia de las distintas producciones
    Uchu Senkan Yamato (1974): La serie y su repercusión
    Uchu Senkan Yamato (1974): Las claves de la trama
    Uchu Senkan Yamato (1974): La historia secreta de su producción

    Space Battleship Yamato (Uchu Senkan Yamato, Japón, 1974) es una pieza clave en la historia del animé, una producción que impulsó el género en nuevas direcciones, y cuyo enorme suceso sirvió de ejemplo para la industria. Fue un testimonio de que los dibujos animados podían abordar temáticas adultas, incluyendo sofisticados planteos sci-fi, y dando cabida a la tragedia humana en todas sus dimensiones.

    Pero para tener una dimensión exacta de la importancia de Yamato, debemos situarnos en el contexto de la época. En 1974 la vida era bastante diferente. En la mayoría de los hogares no existía la TV en colores. Tampoco existían las cadenas de cable, y menos aún las videocaseteras. Ver un episodio de animé implicaba una sola oportunidad: el momento en que lo pasaban por la tele. En los hogares promedio había solo un televisor, y si la familia miraba otro canal, el nombre de Mazinger nunca llegaría a tu vocabulario.

    Tampoco había internet ni revistas de animé. Ni la Newtype ni la Animage existían, ni el término -ni el concepto- de otaku. Los dibujitos eran cosa de niños, y quienes los realizaban, ilustres desconocidos, trabajadores anónimos de los estudios de animación. El cine era lo más, pero las producciónes extranjeras tardaban años en llegar, y las pelis de animé para la pantalla grande eran fábulas onda El Gato con Botas.

    En este contexto, el animé se había abierto camino con Astroboy, de Osamu Tezuka, Tetsujin 28 de Mitsuteru Yokohama, Cyborg 009 de Shotaro Ishinomori, o Mach Go Go Go de los Yoshida Bros. Eran episodios sencillos y autoconclusivos, con personajes fácilmente reconocibles, con los que los chicos se podían identificar. No se podían rebobinar ni ver de nuevo. Por eso, tramas complejas y continuadas eran una rareza. Los productores huían de tales planteos. Ningún estudio de animación hubiera producido una serie como Yamato

    La historia de un viejo capitán moribundo / viajando por el espacio en un acorazado de la 2da Guerra / para salvar a la humanidad de una muerte segura causada por la contaminación radioctiva / combatiendo a un despiadado ejército de tipos desagradables / en una misión suicida con escasas chances de victoria / sin rastros de mujeres o niños entre la tripulación (bueno, apenas una, Yuki) / y un doctor borracho y un robot irreverente como toda fuente de diversión… era, sencillamente un amalgama de tópicos demasiado deprimentes para la hora de la merienda.

    Sin embargo, entre los chicos de la secundaria y la universidad comenzaron a circular el rumores sobre una serie increíble , una serie de ciencia ficción que no era sólo de acción y de aventuras, sino también realista y dramática. Una odisea épica, con naves espaciales alucinantes y combates espectaculares… Así, quienes entraron por el show, quedaron atrapados por el carisma de los personajes, el suspenso urgente de la trama… y la magnificencia del Yamato y su titánica epopeya. Tal vez, la generación del ´70 aún tenía fe en el progreso y soñaba con los “sofisticados 2000″… Pero fué Yamato la serie que les mostró una visión de futuro que ninguno de ellos había imaginado.

    Y en 1977, cuando la serie fue transformada en una espectacular película de animé, que resumía los mejores momentos de la epica travesía, el boom del animé estalló. Yamato se convirtió en la película mas popular del momento, con 2.3 millones de espectadores que hacian colas frente a los cines para verla una y otra vez. Este fenómeno se duplicó al año siguiente con el estreno de un nuevo film, Arrivederci Yamato (Farewell to Space Battleship Yamato: In the Name of Love) y de allí en más, Yamato se convirtió en sinónimo de calidad y exito, catapultando el animé a un estrato superior dentro de la cultura de masas.

    Cronologia de las distintas producciones
    Uchu Senkan Yamato (1974): La serie y su repercusión
    Uchu Senkan Yamato (1974): Las claves de la trama
    Uchu Senkan Yamato (1974): La historia secreta de su producción

     
    • Mackton 10:39 pm el febrero 13, 2012 Permalink

      Creo que lo mas importante de este artículo está en el primero y en el último párrafo. También aparece en el magazine ANIMETECH Nº01. Ahora ya no se lo recuerda mucho, pero Yamato efectivamente inició el Boom del Animé. Se lo reconoció y se lo denominó así en su propia época, y muchas producciones le rinden tributo. Con tres películas super taquilleras en los cines de una calidad indiscutible, como son la 1er peli recopilatoria Space Battleship Yamato, la trágica Farewell, y la vanguardista Be Forever, esta clao que sentó las bases de la tradicion de hacer pelis grosas y romperla en los cines, como LUEGO de Yamato harían tantas otras: Nausicaa, Macross DYRL, Gundam Chars Counterattack etc.

c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar
A %d blogueros les gusta esto: