Etiquetado: Noburo Ishiguro Mostrar/Ocultar Comentarios | Atajos de teclado

  • Mackton 2:26 pm el March 26, 2012 Permalink | Responder
    Etiquetas: , Macross: Do You Remember Love?, Megazone 23, Noburo Ishiguro, , , Super Dimensional Fortress Macross, The Legend of the Galactic Heroes   

    Muere el director de MACROSS, Noburo Ishiguro 

    Noburo Ishiguro durante la realización de Macross

    Noburo Ishiguro, un director de animación relacionado con muchas producciones emblemáticas de la historia del animé, ha fallecido recientemente a la edad de 73 años.

    Noburo Ishiguro se especializaba en animé de ciencia ficción, género que lo apasionaba, el cual contribuyó a revolucionar con producciones totalmente vanguardistas.

    En 1974 Ishiguro se unió al equipo de Yoshinobu Nishizaki y Leiji Matsumoto para la creación de Space Battleship Yamato. Ya que tanto Matsumoto (artista y ambientación) como Nishizaki (productor) no tenían experiencia alguna en el campo del animé, Ishiguro se convirtió en una pieza clave en la relización de Yamato, que tuvo un exito arrasador en los cines e inició el Boom de Animé en los 70.

    Durante la realización de Yamato y varias de sus secuelas, Ishiguro conoció al equipo de mecha-designers del Studio NUE, encabezado por Kazutaka Miyatake (experto en mechas que colaboro en Yamato, Macross y Gundam), y se unió a ellos para la producción de una serie que revolucionaría poco despues el mundo del animé, Superdimenssional Fortress Macross, de la cual fue su director, junto a los recién llegados Haruhiko Mikimoto (diseñador de personajes) y el Shoji Kawamori (diseñador de las valkyrias transformables).

    Poco tiempo después, en conjunto con el estudio ARTLAND (luego ARTMIC) de Kenichi Sonoda y Shinji Aramaki, que se especializaban en el mercado de los OVAs (Gall Force, Bubblegum Crisis) dirigió el OVA Megazone 23 Parte I, un film de mechas que anticiparía la trama de Matrix 15 años antes y presentaría a la primer virtual idol del mundo del anime, Eve, personaje especialmente diseñado por Mikimoto para esta producción.

    Otra de las producciones importantes en el terreno de la ciencia ficción fue The Legend of the Galactic Heroes, una serie que se extendio por mas de un centenar de episodios, varias películas geniales y OVAs, en la que Ishiguro (como director) y sus colaboradores presentaron monumentales combates estelares entre multitudinarias flotas espaciales, en una guerra sin fin plagada de maquinaciones politicas y estrategias, y encabezado por un joven y ambicioso almirante rubio de ascendencia alemana a quien llamaban el Almirante de las Faldas.

    Entre sus más recientes realizaciones (2008) encontramos Titania, otra space ópera que vendría a ser como la versión moderna de los Galactic Heroes, esta vez con mas minitas y los diseños de personajes de Haruhiko Mikimoto. En 2009 dirigió el film de Nippon Animation, Pattenrai! – Minami no Shima no Mizu Monogatari un film de tinte histórico sobre un ingeniero que trabaja en la modernización de Taiwan.

    Vayan nuestros mas sinceros respetos para este creador y animador que contribuyó a tantas realizaciones importantes en el mundo de la ciencia ficción, siempre con humildad y desde detrás de las bambalinas, aportando realismo y credibilidad a las historias más imaginativas de las décadas de oro del anime.

    Anuncios
     
    • Vermillion 2:32 pm el marzo 26, 2012 Permalink

      Es una lástima, pero hay una generación de directores que se está yendo. Cuando murió Shingo Araki le hice un breve recordatorio por ahí y me puse a ver la lista completa de las cosas en las que había trabajado (más allá de las que yo ya conocía), y la lista simplemente asustaba. Lo mismo pasa con Ishiguro. Son tipos grossos en serio, y a pesar de que uno ya lo sabía tal vez se toma verdadera conciencia de la dimensión de estos genios cuando ya no están. Mi salve para este genial director, ojalá esté brindando junto a Okita en el mar de las constelaciones.

    • Mackton 2:46 pm el marzo 26, 2012 Permalink

      Si, son tipos muy grosos la verdad, y cuando descubris como se las ingeniaban pra hacer todos estos animes, no lo podes creer. En algunas entrevistas que lei Ishiguro contaba cosas de macross increibles, como que no llegaban a entregar los episodios a tiempo y tenian que mandar partes a animar a otros lados y cosas asi…

    • Vermillion 2:51 pm el marzo 26, 2012 Permalink

      Sin duda, y eso es lo que derivaba en escenas tan pero tan mal animadas como la de la pelea con cuchillos entre Max y Miriya. Sin embargo, cuando me hablan de “lo mal que está animado Macross” yo pregunto “¿vos viste lo que es el capítulo 27?”. Cuando lo animaba el estudio Nuez era la gran coña, con una fluidez y detallismo casi de OVA. Y bueh, ni se diga la película.

    • Mackton 3:09 pm el marzo 26, 2012 Permalink

      Ahhh muy cierto, ves, ahi tocaste un punto muy importante con el que siempre discuto con los fan de Macross. Realmente tenía capítulos que eran una garcha. Lo cierto es que Studio Nue aportaba el concepto, los diseños, la historia, pero se animaba en distintos estudios, entre ellos tTatsunoko y otros en Corea porque no llegaban con el presupuesto, y la cadena de TV les queria bajar el programa jo jo jo

    • Vermillion 3:19 pm el marzo 26, 2012 Permalink

      Tenía capítulos que era una garcha como casi toda serie de la época, y hasta me atrevo a decir que como casi toda serie de cualquier época. Pero o uno tiene que buscarle la quinta pata al gato a todas las series y te termina por no gustar ninguna, o analizar a las series por lo que contribuyeron y lo que crearon a pesar de sus capítulos o momentos flojos. Es decir, a Gundam no creo que se la recuerde por el capítulo en el que le meten bombas al robot y Amuro tiene que desactivarlas una por una; y a Yamato no creo que se la recuerde por el capítulo del chabón que se vuelve chapa y se tira de la nave para volver “nadando” en el espacio hacia la Tierra. Se las recuerda por momentos glorios, épicos, clímaxes argumentales y emotivos que te dejaron pegado a la silla. En fin.

    • Mackton 3:30 pm el marzo 26, 2012 Permalink

      jajaja Me hiciste acordar del episodio ese de Yamato! Igual tiene lo suyo por el lado psicologico si se quiere… Pero bueno justo Yamato y Macross arrastran ese lastre porque fueron producciones medio independientes, que no estaban bancadas (al principio en el caso de Yamato) por los grandes estudios como TOEI, Mushi Pro, Sunrise mismo tambien era un estudio chiquito…

    • Vermillion 3:44 pm el marzo 26, 2012 Permalink

      Bueh, pero a Hikaru soñando que se va a la luna en una bicicleta para rescatar a Minmay no lo supera nada. He escuchado de muchos que odian ese capítulo, para mí es tan delirante que es genial. Además de que en cierta manera pone en relieve que Misa ya no es una vieja mandona para Hikaru mientras se le van alineando (o desalineando) los patos en la cabeza.

    • patoland 3:54 pm el marzo 26, 2012 Permalink

      Huy que bajon total!!! No quiero armar mayor polemica sobre si Macross estaba bien o mal dibujada, pero recuerden que en aquel entonces no habia una sola compu y todo era sudor, talento y celuloide. Un par de capitulos percha entre cuarenta y pico no es nada…sobre todo teniendo en cuenta que hay varios capitulones que decadas despues siguen siendo mejor que lo que hoy sale en calidad de estreno ( y sin ir mas lejos vean la nueva del Matsu). El tema es basico: tanta compu y tanto motion capture han formado generaciones de técnicos de la imagen -si se quiere- y no animadores. Estudiar y aprender animacion es dificilisimo, saber 3D studio no es saber animar. Los pocos japos que realmente conocen de este arte o estan muertos o ya no laburan en este medio. Es tristisimo, pero estoy cada dia mas seguro de esto…y como prueba final me reservo lo nuevo de Seiya, que vaticino , va a ser lamentable. Quiera k amisama que me equivoque….!

    • Mackton 4:01 pm el marzo 26, 2012 Permalink

      Son tiempos duros y frivolos para el fan de la animacion, de eso no hay dudas, pero no hay que perder las esperanzas y seguir buscando, o en su defecto, recordando los clasicos para las nuevas genraciones. Pero estos tipos haciendo Macross y Tomino haciendo Gundam, realmente fueron pioneros, porque ahora seran grosos pero en esos años los estudios no daban una moneda por las locas ideas sci-fi que tenian….

    • Vermillion 4:06 pm el marzo 26, 2012 Permalink

      Así es la humanidad. El tiempo pasa y se aprenden algunas cosas, se olvidan otras. Descorazona sin duda alguna que lo que se olvide hoy en día sea por cuestiones de presupuesto o de voluntad. Pero no creo que la animación 2d muerta del todo, siempre algun que otro animador en 2d habrá. Y si llega a morir, resurgirá en el futuro, cuando un director logre con 2d lo que la animación 3d no puede lograr. Todavía queda alguno que otro de la vieja escuela sin embargo, como Imagawa o Rintaro, aunque lamentablemente no los hacen laburar tanto como deberían.

    • PORSIEMPRECLASICOS 5:06 pm el marzo 26, 2012 Permalink

      Me acuerdo la 1ra. vez q ví Macross, la Ciudad Robot en el `93. No lo podía creer. Q carajo es esto!!! decía. Le pegué 5 vuelta al hilo al VHS de Starvideo. ..
      Uno más q se vá de la mejor época del anime. Gracias por tanto talento

    • Animus 5:21 pm el marzo 26, 2012 Permalink

      Pobre ponja, que descanse en paz! u_u

    • patoland 5:52 pm el marzo 26, 2012 Permalink

      Totalmente de acuerdo con el Sr Vermillion, seguramente la animacion 2D volvera con grandes exponentes una vez que la saturacion del 3D llegue al maximo (si es que no ha llegado ya). Lo preocupante es que durante los ultimos anios y hasta que este momento de inflexion llegue, la experiencia de los grandes como Ishiguro, Otomo o el propio Miya no se pierda para siempre. De hecho este ultimo dedica gran parte de su autobiogradia ‘Starting Point’ a exponer la tematica, ya que en Ghibli no encontraban ningun dibujero que tuviera el talento y los conocimientos necesarios como para estar al frente de una produccion del estudio (recordemos que el sucesor ‘oficial’ del Miya se murio de un bobazo y basicamente fue por eso que Goro Miyazaki tuvo que poner las barbas en remojo). En los extras de la ultima de Ghibli -Arriety-el Miya le da masa a Hiromasa Yonebayash (en su propia cara y mientras van grabando el documental) tildandolo de inutil, como minimo. Los viejos animadores seran capos pero son infumables tambien…y yo perdi el hilo de la conversacion!

    • daniel 6:59 pm el marzo 26, 2012 Permalink

      Estan empezando a morir los grosos, y como tales, mueren en silencio y humildemente.Si tienen el artbook This is animation n 5 hay un dibujo muy gracioso de max y miria firmado por ishiguro con autoretrato incluido

    • Vermillion 2:47 am el marzo 27, 2012 Permalink

      Creo que debería haber una academia de animación en Japón. Una en serio. Tipos como Miyazaki, Matsumoto, Rin Taro por trayectoria y por edad deberían enseñar, como mínimo escribir un libro muy complejo sobre el tema que sea material de discusión en las academias. El método de enseñanza es muy parecido al de un músico de la alta edad media / renacimiento, digamos: en esa época el aprendiz iba a vivir con el maestro, aprendía los modos e improvisaba sobre ellos hasta dominar el arte. De la misma manera los animadores entran a un estudio, se hacen desde abajo dibujando y aprenden al hacerlo. Debería modernizarse el método de enseñanza y crearse una Universidad en serio, con animadores de esos que no hacen tanto ruido pero que son muy competentes enseñando diariamente y con las grandes figuras dando clases magistrales de vez en cuando. Que se enseñe 3D, por qué no, pero como una herramienta: lo principal es que se enseñe animación. Cuando uno estudia contabilidad o incluso computación uno tiene matemática como asignatura y uno tiene que entender de dónde sale la función cuadrática, por ejemplo, cómo hacer el camino para calcularla. A nadie se le ocurre decirte “bueno, hoy en día lo podés calcular con una computadora” o “la ecuación reducida es esta y punto”, “es todo lo que necesitás saber”. Y así con miles de cosas. ¿Por qué no debe pasar lo mismo con la animación? Debería ser requisito saber animar en 2D si querés animar en 3D. Pero bueh.

    • patoland 4:49 am el marzo 27, 2012 Permalink

      De hecho, hay un monton de lugares (academias y hasta facultades) donde estudiar animacion y manga. Ese no es el problema, el tema es que todos estudian animacion 3D en pos de tener un trabajo en el sector video juegos, por ejempo, porque los sueldos y los beneficios sociales de los animadores son practicamente de lo peor del pais…

    • caronte 1:12 pm el marzo 27, 2012 Permalink

      No está todo perdido., cada tanto salé un genio loco que se emperra en hacer dibujos rasgando un celuloide. Por eso me mantengo expectante de personajes como Makoto Shinkai, aunque él se emperre en hacerme ver lo miserable de la vida.

    • Vermillion 8:06 pm el marzo 27, 2012 Permalink

      Ah, y por cierto, en este año sale la serie original de Macross y la película DYRL (con mi primer sueldo recuerdo que me la compré en Camelot, versión VHS, cuando los DVDs eran ciencia ficción en el país) en BluRay por el 30º aniversario. Así que será una buena ocasión para reveer la saga que me hizo enamorarme de la animación japonesa (aunque yo era muy chico y ni sabía que era animación japonesa) y que sigue siendo de mis animeses preferidos hasta hoy en día.

  • Mackton 11:38 am el February 15, 2012 Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , , , Noburo Ishiguro, , , , ,   

    YAMATO: Génesis de un Clásico (Pte.3) 

    (Ir a la Pte.1: El Planteo Inicial y su Repercusión)
    (Ir a la Pte.2: Las Claves de la Trama)

    Continuamos con nuestra serie de artículos especiales dedicado a Space Battleship Yamato, la serie de TV de Leiji Matsumoto y Yoshinobu Nishizaki de 1974 que inició el boom del animé, y de la cual esta a punto de estrenarse una remake. Vamos con la Pte.3:

    La historia secreta de la realización de Space Battleship Yamato TV (1974)

    PRODUCCION: Yoshinobu Nishizaki
    La idea central y el impulso fundamental para la realización de Yamato provenían de Yoshinobu Nishizaki, un productor de comedias musicales, un empresario que vió en el animé un medio con infinitas posibilidades, apto para crear la obra de ficción más fantástica que se pudiera imaginar, con costos de producción relativamente bajos. Estaba decidido a triunfar, y para ello, en los 70, había que estar en la TV. Nishizaki había viajado a los Estados Unidos, y tenía una visión del éxito onda Hollywood. Buscaba crear un producto que shockeara al público, un programa que diera mucho de qué hablar (especialmente de él).

    Así, Nishizaki convirtió su productora, Office Academy, en punto de reunión de pros del animé, contratando colaboradores para hacer realidad su proyecto. Entre ellos, el guionista Eiichi Yamamoto se convertiría en un importante colaborador de toda la franquicia. Otros dos que pasaba por allí eran Yoshiyuki Tomino y Yoshikazu YAS Yasuhiko, quienes harían storyboards para varios episodios y películas de Yamato, y más tarde crearían juntos Mobile Suit Gundam.  Antes de tomar forma definitiva, Yamato pasó por una larga fase de pre-producción.

    Los tres máximos responsables de la serie: Yoshinobu Nishizaki, Leiji Matsumoto y Noburo Ishiguro

    Nishizaki amaba las reuniones, y realizaba sesiones de brainstorming que se extendían por 10 horas, donde se evaluaba cada detalle de la historia, y se medía su posible impacto. Hacía exigentes demandas al equipo (que lo apodaba Deslar, como el villano de la serie), tales como rehacer escenas enteras para que fueran más contundentes, etc. Pero a la vez, con tal de atraer la atención del público, ideaba todo tipo de estrategias inusuales. Su carisma y sus contactos le abrían las puertas de sitios vedados a los anti-glamorosos artistas de manga: los estudios de radio y de TV, y Nishizaki los aprovechó para promocionar su creación. También puso su productora a disposición de los fans, a quienes regalaba acetatos y material de preproducción, lo cual luego crearía una inesperada corriente de fanzines sobre Yamato.

    DIRECCION ARTISTICA Y CONCEPTUAL: Leiji Matsumoto

    Leiji Matsumoto (Galaxy Exppress 999, Captain Harlock, Queen Milennia, Queen Emmeraldas) no fue el primero a quien se le ofreció cordinar la parte gráfica, pero sí, el primero en aceptar el puesto. Era ya un reconocido dibujante de manga, muy imaginativo y detallista a la hora de plasmar mundos futuristas, naves espaciales y maquinaria bélica. Proveniente de una familia de militares, Matsumoto era un experto en la 2da Guerra, y un apasionado de la astronomía. Su impronta quedaría marcada a fuego en Yamato.

    Matsumoto se comprometió a tal punto con la producción, que además de la dirección artística, realizó importantes contribuciones a la historia (tales como la introducción de Starsha y su evocativa presencia), realizando el guión y los storyboards de episodios enteros, y moldeando la personalidad del Capitán Okita a imagen y semejanza de la de su padre. El robot Analyzer o el Dr. Sado, rodeado de botellas de sake, son típicos ejemplos del universo del autor. Por supuesto, era el responsable del diseño de personajes y el diseño mecánico, desde el Yamato a la flota enemiga (a la que dio su look insectoide), pero además proveyó su propio estilo futurista a la ambientación, las ciudades subterráneas, la vestimenta, etc.

    Sin embargo, este era el primer trabajo de Matsumoto en el campo de la animación, y debió aprender sobre la marcha, trabajando codo a codo con el Studio Nue, diseñadores de mechas que lo asisitían en la creación de naves y armas (y que mas tarde se lucirían en Macross junto a Shoji Kawamori). Matsumoto sigue siendo hoy dia un autor muy cuidadoso del mensaje humanista y esperanzador de sus creaciones (las cuales destilan una atmósfera nostálgica, solitaria y romántica) y a menudo se trenzaba en discusiones con Nishizaki, sobre cuestiones importantes (el destino de Okita) o trivialidades (el color de los uniformes), en las que terminaba terciando Ishiguro.

    DIRECCION DE ANIMACION: Noburo Ishiguro

    Noburo Ishiguro era ya un animador experimentado, que habia trabajado en Tetsujin 28 (Ironman 28), Marine Boy y otras series de SF, incluyendo varias de robots. Estaba interesado en probar técnicas nuevas en Yamato y convertirla en una “auténtica” obra de ciencia ficción, lo más alejada posible del enfoque fantasioso o infantil de la época. Era la mano maestra del equipo, el que dominaba el oficio de hacer animación, aquél que podia poner en movimiento y en escenas concretas aquello que imaginaban Matsumoto y sus colaboradores.

    Ishiguro porbó todo tipo de técnicas de iluminación y fotografía para hacer mas realistas las explosiones en el espacio (?), aportando por puro gusto escenas que no estaban en el script, como la de un astronauta siendo chupado por el vacío del espacio al abrirse una escotilla, y otras escenas para crear ambientación. Así era el clima de entusiasmo y la voluntad innovadora del staff de Yamato en aquellos años. Tras su trabajo en Space Battleship Yamato, sería conocido por su participación en Super Dimensional Fortress Macross, Legend Of  The Galactic Heroes y Megazone 23.

    Durante el curso de la producción, el staff debió trabajar a veces por 12 horas seguidas, durmiendo en las mismas oficinas. Algunos de ellos sufrieron crisis nerviosas y muchos estuvieron a punto de renunciar a causa de las presiones y las demandas que generaba una realización tan ambiciosa.

     
  • Mackton 12:17 am el February 13, 2012 Permalink | Responder
    Etiquetas: , , , , Noburo Ishiguro, , , , , ,   

    YAMATO: Génesis de un Clásico (Pte.1) 

    En 1974, una ambiciosa serie de ciencia ficción irrumpía silenciosamente en la programación de los sábados por la tarde, y poco tiempo después, la historia del animé cambiaría para siempre…

    En el año 2199, la Tierra se halla bajo el ataque de la raza extraterrestre de los Gamilas. La superficie de nuestro planeta es un páramo desértico, contaminado por la radiación que provoca el bombardeo enemigo. Los pocos sobrevivientes se refugian en ciudades subterráneas. En medio de este panorama desolador, el novato Suzumu Kodai descubre en Marte una cápsula proveniente de Iscandar. Su bella tripulante, antes de morir, le entrega un mensaje que puede ser la salvación de la Tierra.

    Mientras la radiación amenaza con extinguir a la humanidad en menos de un año, Kodai y su amigo Shima, junto a la delicada Yuki (cadetes de las Fuerzas de Defensa), el robot pervert Analyzer y el borrachísimo Dr. Sado, se embarcan en el Yamato, un acorazado de la 2da Guerra Mundial convertido en nave espacial. Liderados por el veterano y hosco Capitán Okita, sobreviviente de incontables batallas, una tripulacion de jóvenes parte en una larga travesía a Iscandar, atravesando líneas enemigas y enfrentando incontables peligros, que los obligarán a sacrificios extremos, sobrepasando los límites de lo humanamente posible.

    IMPACTO
    Tal era el planteo de Uchu SenkanYamato (Acorazado Espacial Yamato), una space-opera sin precedentes en la TV, con protagonistas adultos, constantes batallas y trágicas muertes. Fue una apuesta arriesgada, que presentaba un tratamiento comprometido de la ciencia ficción, y a la vez muy imaginativo, tanto en argumento como en animación. La historia continuaba de un episodio a otro -algo poco usual-, y relataba una epopeya de sacrificios que parecía no tener fin. El espacio, las naves y la vida de la tripulacion fueron representados con gran realismo. El opening no mostraba a los protagonistas, sino que estaba dedicado al Yamato, en tomas animadas con increíble detalle. Veíamos a la nave despegar, sobrevolar la Tierra y perderse en la lejanía. La silueta del Yamato, recortada sobre las estrellas, era la escena final de cada episodio, y se convirtió en una imagen emblemática de la serie.

    Pero el protagonismo del acorazado (que encerraba un significado especial en Japón) cedía paso al retrato de su protagonista, Suzumu Kodai, su amigo y rival, Shima, y la chica con la que ambos soñaban, Yuki. La monolítica autoridad del Capitán Okita orbitaba impeturbable sobre sus cabezas. Cada nuevo episodio presentaba otros tantos personajes arquetípicos, además de constantes peligros y amenazas. A su fin, una cuenta regresiva de los días que le quedaban a la Tierra, urgía al Yamato a apresurar su retorno. La situación de vida o muerte que atravesaba la tripulación no hacía mas que hermanarlos unos con otros, y a los espectadores, con la serie.

    Vista con ojos actuales puede parecer algo inocente, pero la pasión y el esmero puestas en sus elementos sci-fi, el tratamiento realista de la guerra, y el inusitado enfoque dramático de Yamato, pavimentaron el camino a producciones como Macross o Gundam que se creían imposibles.

    (Ir a la Pte.2: Las Claves de la Trama)

     
    • Mackton 10:27 pm el febrero 13, 2012 Permalink

      Parte del artículo que aparece en la revista ANIMETECH Nº01, con algunas leves odificaciones

c
Crea una nueva entrada
j
Siguiente entrada / Siguiente comentario
k
anterior entrada/anterior comentario
r
Responder
e
Editar
o
mostrar/ocultar comentarios
t
ir al encabezado
l
ir a iniciar sesión
h
mostrar/ocultar ayuda
shift + esc
Cancelar
A %d blogueros les gusta esto: